Hoy vamos a intentar conocer un poco más sobra la fuerza dentro de nuestros entrenamientos.

La fuerza se puede clasificar de diferentes formas, pero una de las clasificaciones más interesantes de la misma será la que nos diferencia en:

  • Fuerza Máxima.
  • Fuerza Explosiva.
  • Fuerza Resistencia.

Cuando hablamos de fuerza máxima nos referimos a la mayor fuerza que un músculo puede realizar. Podemos hablar de fuerza máxima isométrica cuando sea una resistencia insuperable y de fuerza máxima dinámica sobre una resistencia que podamos superar. Para el entrenamiento de este tipo de fuerza tendremos que realizar un número pequeño de repeticiones (1-12) con cargas elevadas (60-100% – 1RM), dependiendo también del objetivo de nuestro entrenamiento en la sesión de trabajo, por ello será importante una buena planificación de la sesión previa realizada por un experto, para trabajar realmente para el objetivo marcado.

fuerza máxima

Si nos referimos a la fuerza explosiva hablamos de la capacidad del músculo para acelerar una resistencia a la máxima velocidad posible. Este entrenamiento de la fuerza también tiene unos indicadores por los que regirnos y están relacionados con la fuerza máxima del sujeto, por lo que debemos de entender el entrenamiento de esta cualidad como algo global. Para trabajar este tipo de fuerza trabajaremos sin cargas máximas y sin agotar el número máximo de repeticiones por serie del sujeto (50- 80% – 1RM).

fuerza explosiva

 Por ultimo vamos a hablar de la fuerza resistencia que es la capacidad del musculo para realizar un diferente número de contracciones de forma continuada en un determinado periodo. Al igual que decíamos que los anteriores tipos de fuerza estaban relacionados, no podemos dejar de lado a este tipo de trabajo, ya que es un método interesante para la iniciación en el trabajo de fuerza y para el desarrollo de la cualidad. El número de repeticiones será elevado y la carga de trabajo será baja (30 – 60% – 1RM).

fuerza resistencia

 

Debemos tener claro que será fundamental que nuestro entrenamiento sea planificado y marcado por nuestro entrenador ya que, dependiendo del objetivo, trabajaremos un tipo de fuerza determinado, con un método diferente, con un número de repeticiones y una intensidad de RM definida, dándole importancia también al número de series a realizar. Gran importancia tiene también la recuperación entre series para tratar de incidir en un tipo de fuerza u otra y también a la velocidad de ejecución del trabajo. Teniendo todo este en cuenta influiremos en un tipo de fuerza u otro provocando diferentes respuestas en nuestro músculo.