• Incremento de la fuerza muscular. Ha quedado avalado por diferentes estudios que el incremento en la fuerza muscular tras 4 sesiones de electroestimulación puede alcanzar picos de hasta el 17%. De la misma manera el tejido ha quedado fortalecido siendo en individuos no entrenados en los que las mejoras han resultado más evidentes.
  • Incremento del tejido muscular. Con el entrenamiento en altas frecuencias a medio plazo se logra un aumento del tamaño del tejido muscular o hipertrofia.
  • Mejora de la eficacia metabólica. Tras varias sesiones de electroestimulación el consumo de oxígeno se reduce entre un 11 y un 17% aumentando el tiempo de aparición de la fatiga entre un 15 y un 20%.
  • Aumento de la resistencia muscular. Gracias a la electroestimulación se pueden reproducir las condiciones de cansancio asociadas a un trabajo físico agotador con lo que aumenta la resistencia de los músculos involucrados, mejora la eficiencia cardiovascular y el ritmo de recuperación.
  • Rehabilitación muscular. Bien debido a enfermedades, lesiones o a una vida sedentaria, la musculatura se ve debilitada e incluso puede llegar a un patrón defectuoso de la acción muscular. Gracias a la electroestimulación se logra aumentar la correcta actividad muscular y se frena la pérdida de tejido.
  • Aumento del aporte de sangre local. La electroestimulación provoca la dilatación de los vasos sanguíneos aumentando por encima de un 20% el riego sanguíneo facilitando el aporte de oxígeno y nutrientes a las fibras musculares.
  • Reducción de alteraciones músculo esqueléticas. En casos de escoliosis leve o moderada se ha logrado detener o ralentizar el proceso de curvatura anormal de la columna estimulando la musculatura de la espalda.
  • Incremento de la explosividad muscular. El uso de electroestimulación a largo plazo disminuye notablemente el tiempo empleado en la contracción muscular permitiendo así un mayor y más rápido reclutamiento de fibras para movimientos explosivos.

 

En resumen gracias a la electroestimulación realizaremos entrenamientos sin carga articular que siguen quemando grasa hasta 72 horas después de realizada la sesión. Aumentaremos nuestra fuerza, resistencia y velocidad. Ejercitaremos más de 350 músculos en una sola sesión, reduciremos tallas, tonificaremos la musculatura, combatiremos la celulitis, elevaremos glúteos, evitaremos flacidez en los tríceps y ganaremos en salud.

VENTAJAS DEL ENTRENAMIENTO EMS FRENTE AL ENTRENAMIENTO CONVENCIONAL

Protección del sistema músculo-esquelético.

A diferencia del entrenamiento convencional, la intensidad del entrenamiento EMS no depende de  cargas externas, sino de la estimulación eléctrica que reciben los músculos. Los huesos y articulaciones quedan libres de carga consiguiéndose por tanto un fortalecimiento muscular sin ningún daño para el sistema esquelético.

Fortalecimiento y reequilibrio muscular.

La Electroestimulación Muscular permite la activación selectiva y particular de determinados grupos musculares. Esto es de vital importancia en el tratamiento de los comunes desequilibrios musculares que en la actualidad sufrimos debido a un trabajo rutinario o a una vida sedentaria. Reequilibrar y fortalecer  la musculatura mejorará notablemente nuestra calidad de vida, y los habituales dolores de espalda, cervicales o piernas por ejemplo, se reducirán notablemente en pocas sesiones de entrenamiento EMS.

Disminución de la  grasa corporal – Aumento de musculatura.

El entrenamiento EMS ayuda a reducir notablemente el peso y sobre todo la grasa corporal mientras se produce un aumento en la musculatura del cuerpo.

En mujeres, por ejemplo, un correcto entrenamiento EMS permitirá la reducción del diámetro de la cintura, caderas y los muslos.  En los hombres, se puede conseguir una  disminución de volumen en la cintura, acompañado de un aumento y estabilidad de los músculos de los glúteos. Al mismo tiempo, se produce un aumento significativo de la musculación en los brazos, pecho, espalda y piernas.

Reducción de la tensión muscular.

El entrenamiento EMS activa el flujo sanguíneo muscular, lo que ayuda a aliviar la tensión en los músculos, así como contracturas y nódulos.

Eficiencia/Resultados.

Una sesión semanal de 20-25 minutos de entrenamiento EMS equivale a 2-3 dias de entrenamiento convencional en gimnasio, además cada sesión de entrenamiento EMS es personalizada y está dirigida en todo momento por un entrenador personal, lo que garantiza la adecuada realización de todos y cada uno de los ejercicios realizados, sacándole el máximo rendimiento al tiempo que invertimos en la realización de los mismos.